Evaluación nutricional y antropométrica en deportistas

  Por la lic. Mercedes Fasano, nutricionista.
mecufasano@hotmail.com

Al encontrarnos frente a un deportista sea de alto rendimiento o tipo recreacional el desafío o propósito que nos planteamos es “Alcanzar un óptimo Estado de Nutrición para aumentar el rendimiento”

La evaluación del deportista es una herramienta importantísima de trabajo para la nutricionista ya que a partir de su resultado se fijan los objetivos específicos y se decide el tipo de intervención que se aplicará al paciente. Para lograr una evaluación completa del estado nutricional del paciente se realiza:

 

¨       Evaluación antropométrica: consiste en el estudio de las dimensiones morfológicas del hombre (forma, tamaño, proporción y  composición corporal) mediante mediciones como el peso, talla, pliegues cutáneos, perímetros y diámetros óseos. Esto contribuye a la comprensión del crecimiento, ejercicio, rendimiento y nutrición del individuo en estudio. La composición corporal desempeña un papel vital en el rendimiento deportivo. Generalmente es deseable un bajo porcentaje graso para optimizar una performance en deportes que requieran velocidad y carrera ya que cuando sobrepasa los valores adecuados contribuye al peso corporal que durante la competencia hay que movilizar siendo por tanto un impedimento. La mayor masa muscular aumenta la performance tanto en actividades de fuerza como de  resistencia. El grado alcanzado de desarrollo muscular dentro de la población deportiva es el mejor determinante del rendimiento físico.

La antropometría nos permite evaluar al deportista a lo largo del tiempo y observar las modificaciones provocadas por la nutrición y el entrenamiento. También se lo puede comparar con un ideal obtenido a partir de datos de deportistas de elite buscando en lo posible un biotipo similar a través de las intervenciones.

 

¨       Evaluación bioquímica: son los datos obtenidos en análisis clínicos de rutina.

 

¨       Evaluación clínica: a cargo del médico deportólogo.

 

¨       Evaluación de la ingesta dietética: considera la ingesta habitual de alimentos mediante una encuesta alimentaria que luego se evalúa con parámetros de referencia. Se registra la cantidad y la calidad de nutrientes ingeridos, la frecuencia, horarios y lugar de las comidas, hábitos, creencias y preferencias, apetito, alergias e intolerancias, formas de preparación de los alimentos, rutina de compras, tiempo disponible para la realización de las comidas, influencia del entrenamiento y la competencia sobre las ingestas, utilización de suplementos nutricionales, etc. Con todos estos datos se puede identificar desequilibrios nutricionales que pueden producir fatigas, mayor predisposición a enfermedades, menor rendimiento deportivo y alteraciones en la composición corporal.

 

¨       Evaluación de la actividad física o el entrenamiento: se considera el tipo de trabajo o estudio, el tipo de deporte, los horarios, la duración, intensidad y frecuencia de los entrenamientos, la fecha, lugar y variantes climáticas de competencias, los mitos, prejuicios y experiencias y otras actividades que realiza. Toda esta información se requiere para calcular el valor calórico teórico el cual luego se compara con el real según lo calculado en la encuesta dietética.

 

La intervención nutricional  tiene como objetivos específicos:

- Evaluar el balance calórico (ingesta calórica – gasto calórico) el cual es verificado a partir de lograr un peso corporal estable, un estado saludable y una performance adecuada.

- Cubrir con las recomendaciones de nutrientes en forma equilibrada según el deporte, por ejemplo con un adecuado aporte de hidratos de carbono, se logra atrasar la aparición de la fatiga durante la actividad física.

- Organizar los horarios de las ingestas de alimentos. De esta manera podemos optimizar el entrenamiento buscando el máximo de las posibilidades del atleta y  además, asegurarnos una correcta recuperación luego de la actividad física. 

- Evaluar y corregir excesos y carencias de vitaminas y minerales.

- Brindar educación alimentaria continua para lograr la comprensión y el cumplimiento del deportista de nuestras sugerencias.